Todos los buenos aficionados a los videojuegos y a las grandes compañías que lideran la nueva generación nos quedamos en shock ayer al leer el mensaje de despedida que Ken Levine, jefe creativo de Irrational Games, publicaba en la web oficial de la empresa.

Por si alguien no conoce la visión creativa de Levine o que trabajos ha realizado con Irrational Games, hay que decir que es uno de los genios de la industria del videojuego. Ha sido responsable de títulos tan importantes como la franquicia Bioshock, y muy especialmente Bioshock Infinite, donde Levine tubo a su disposición a un equipo en Irrational Games de 200 personas trabajando en uno de los mejores juegos del 2013.

Las causas del cierre de Irrational Games, según explica Levine, fueron por las complicaciones que tuvieron durante el desarrollo de Infinite, razón por la cual ha decidido ahora formar un nuevo estudio dentro de Take-Two (que es propietaria de Irrational Games a través de 2K Games) junto a un grupo de otros 15 empleados. Lo que no ha dicho es que ha sido de los 185 empleados restantes aunque todos sabemos que se han ido a trabajar en otros proyectos o a engrosar las listas del paro.

Una noticia triste que una compañía como Irrational Games eche el cierre, y más aun después del enorme éxito de ventas, crítica y público que tuvo con Bioshock Infinite. Aun así respetamos la decisión de Levine y buenos deseos para sus futuros proyectos. Esperemos que siga explorando el universo tan fascinante mostrado en los juegos de Bioshock. Mientras podemos disfrutar del que es el último trabajo de la compañía, el contenido descargable para Bioshock Infinite: Burrial at Sea.